Publicado en Docentes

¿POR DÓNDE EMPEZAR?

Se inicia un nuevo año y con ello una nueva oportunidad para hacer de nuestras escuelas organizaciones inteligentes, comunidades que aprenden, espacios idóneos donde los estudiantes desarrollan capacidades para vivir y participar en una sociedad democrática, y donde ejercen su derecho a una educación de calidad. Un espacio donde los docentes educan y son educados por los estudiantes; y donde los estudiantes aprenden y educan a la vez.

Pero, por dónde empezar si son muchos los focos de intervención: el bajo rendimiento de los estudiantes; la violencia escolar; las carencias de los estudiantes respecto a salud, nutrición e integración familiar; las dificultades del proceso de incorporación de los docentes a la carrera pública magisterial; los problemas del plan piloto de municipalización escolar; las carencias de los docentes en cuanto a derechos salariales y condiciones de trabajo; las conductas de sobra conocidas que afectan la dimensión ética y social de la labor docente, las nuevas demandas de la sociedad de la información y el conocimiento que exige cambios sustantivos en la práctica docente.

Ante esta larga retahíla de desafíos propongo empezar primero por clarificar nuestras convicciones y motivaciones ¿Por qué y para qué enseñar? Y las implicancias de nuestra labor docente ¿Cuál es el impacto social de mi labor docente?

Al ser entrevistado (20-03-2008) Álvaro Marchesi, secretario general de la OEI, afirmó que cada vez se hace más difícil enseñar y que ello exige nuevas competencias de los docentes; sin embargo, resaltó que a las nuevas exigencias y responsabilidades que se incrementa  a la profesión docente debe corresponder también un nuevo estatus profesional y laboral. Por otro lado, Marchesi agregó que la docencia es una profesión moral y por tanto se espera de ella, además de competencias profesionales, una disposición positiva hacia la enseñanza y la práctica de tres virtudes esenciales: la justicia, la compasión y la responsabilidad.

Al empezar un nuevo año, propongo la discusión y reflexión sobre la enorme importancia del rol social de la profesión docente y  cómo ésta responde a las expectativas y exigencias de los estudiantes, de los padres de familia, de las autoridades del sector y de la sociedad en general, pero también a nuestras propias exigencias de realización personal y profesional.

Ver aquí el texto completo de la entrevista a Álvaro Marchesi.

Autor:

Docente por vocación, poeta, investigadora, autodidacta, aprendiz permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s