Publicado en Gestión educativa, Políticas educativas

NOS ESTAMOS ACERCANDO AL FIN DEL AÑO ESCOLAR Y…

cobertura_educativaNos estamos acercando al fin del año escolar y es probable que algunos o más escolares estén haciendo cuentas para saber cuántos puntos necesitan para aprobar aquellos cursos en los que tuvieron mayores dificultades durante el año.  Esta situación motiva una reflexión sobre las escuelas eficaces, aquellas que promueven en forma permanente el desarrollo integral de todos y cada uno de sus alumnos por encima de los niveles de logro esperados. En esta concepción de Javier Murillo (2007) él mismo destaca tres características que explican mejor la eficacia escolar: el desarrollo integral de los alumnos, la equidad y el valor añadido.

El desarrollo integral se refiere al dominio de las competencias cognitivas básicas, pero también al desarrollo de la creatividad, del juicio crítico y de actitudes de solidaridad para desenvolverse en la sociedad como buen ciudadano. Se considera, además, que no hay eficacia sin equidad en los resultados, lo cual implica que todos los estudiantes tengan las mismas condiciones y oportunidades para aprender, como por ejemplo, un buen profesor. En cuanto al valor añadido, se refiere a los resultados de aprendizaje de los alumnos por encima del nivel esperado, considerando el nivel de rendimiento inicial y la situación socioeconómica y cultural de sus familias.

En el informe de investigación sobre eficacia de Javier Murillo (2007) realizada con la participación de escuelas de nueve países de América Latina, se encontró que los factores de eficacia escolar son:

a) El clima escolar y de aula

b) La implicación, compromiso y sentido de pertenencia de los docentes

c) La calidad de la gestión de la escuela

d) Las altas expectativas de los docentes hacia los alumnos, y de los padres de familia y alumnos hacia los docentes y directivos.

e) La metodología docente

f) La optimización del tiempo en el aula: aulas eficaces

g) El apoyo y participación de la comunidad educativa

h) La infraestructura y los recursos, y la buena administración de éstos

i) El trabajo de las escuelas para ser eficaces: trabajo en equipo

j) las condiciones laborales de los docentes

k) La misión de la escuela: el aprendizaje de los alumnos, y metas comunes.

Por tanto, la ausencia de estos factores nos pone frente a la ineficacia escolar, a la brecha cada vez más grande entre los logros esperados y los resultados obtenidos por los estudiantes.

Los factores de eficacia mencionados revelan también aspectos subjetivos como el clima, las expectativas y el compromiso, aspectos que tienen una dimensión ética que bien vale la pena someter a seria reflexión.

El informe completo de la referida investigación de Javier Murillo esta disponible en: http://www.convenioandresbello.info/?idcategoria=1088

Lilia Calderón 25/10/09

Autor:

Docente por vocación, poeta, investigadora, autodidacta, aprendiz permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s